Nuevo proyecto Clase 3: ECMO y máquinas de dialisis

En relación a la noticia reciente de los problemas de desabastecimiento de sistemas de diálisis, planteemos las posibilidades de fabricar estos dispositivos.

Las máquinas de diálisis han evolucionado mucho en los últimos años, de sistemas basados simplemente en membranas de diálisis a las maquinas actuales que dejan por obsoleto el término diálisis que se sustituye por hemodiafiltración discontinua.

En estos dispositivos se mezclan estos dos conceptos, la diálisis que fundamentalmente se encarga de la depuración sanguínea por un sistema de osmosis por membranas que permiten el paso libre de pequeños solutos, iones y toxinas, y la filtración que permite una extracción más efectiva de volumen sanguíneo manteniendo los formes corpusculares dentro del torrente sanguíneo.

Estos sistemas poseen un sistema extremadamente complejo en relación a las membranas utilizadas por esas máquinas, filtros con porosidades y canalizaciones altamente estudiados y con importantes mecanismos de control.


Dada la complejidad de estas máquinas se plantea el empezar el desarrollo de sistemas similares, pero de complejidad inferior como manera de conseguir know how necesario para estos dispositivos tan complejos.

ECMO

Los mecanismos de oxigenación extracorpórea son sistemas de apoyo ventilatorio que se utilizan de forma relativamente habitual en las etapas finales del síndrome de distress respiratorio agudo (SDRA) al permitir prescindir del sistema pulmonar manteniendo la oxigenación a través de un sistema extrínseco.


Los componentes principales de un sistema ECMO venovenoso son:

Calentador del sistema: La sangre que se encuentra en el sistema de tubuladuras presentará un enfriamiento rápido y progresivo hasta alcanzar la temperatura del ambiente externo, esto derivaría a largo plazo en hipotermia, la cual agravaría la coagulopatía que debe inducirse en el sistema, así como la acidosis que puede existir en este tipo de pacientes

Sistema de cortocircuito: Las líneas venosas deben poseer una conexión física permanente, sin presencia de válvulas, que pueda ser clampada para evitar el reflujo pero que pueda restaurar la circulación al paciente en caso de error en cualquier parte del sistema.

Bomba peristáltica: El sistema venoso del paciente presenta de manera fisiológica una baja presión de salida, razón por la cual la ECMO se debería situar en un plano inferior a la bomba cardiaca del paciente. Dada esta baja presión es necesaria la presencia de un sistema mecánico que facilite el retorno del flujo sanguíneo al paciente sin que exista posibilidad de contaminación en la sangre que cruza el sistema y que retornará a su origen.

Sistema de inyección automática de heparina: El flujo de infusión debe poder calcularse por parte del médico y ser modificado en tiempo real. Se imponen sistemas de inyección automatizados ya sean comerciales o fabricados exprofeso para este sistema.

Oxigenador: Este sistema, compuesto por una serie de membranas que permiten el intercambio gaseoso, pero impiden la salida de líquido. A través de este sistema y en una capsula cerrada de deberá permitir el flujo constante de oxigeno con su correspondiente salida que permitirá la limpieza de CO2 y la oxigenación de la hemoglobina, acciones que ocurrirán de forma pasiva. Esta es la parte más importante de todo el desarrollo, sin lugar a dudas.


Debe permitirse en el sistema la posibilidad de no solo administrar fármacos sino de poder extraer muestras sanguíneas para su análisis antes de la administración de heparina, antes de la oxigenación y posteriormente a la misma. Parece que la forma más sencilla sea la utilización de llaves de 3 pasos.

Con todo esto, se busca gente! Necesitamos gente!


Comentarios

Accede o Regístrate para comentar.